Brisa del Báltico

Desde el Norte de Europa nos llega a todo el continente el diseño nórdico hace menos de un siglo. Cada vez más sencillo y minimalista, se instaura como estrella del interiorismo. Versátil y neutro, resulta siempre un acierto generando ambientes funcionales y naturales. Naturales como los materiales utilizados, característicos de los paisajes escandinavos bañados por el Mar Báltico. Caracterizado por el hacer artesanal y sostenible, nacido en nuestros tiempos y sin fecha de caducidad, es la opción si el objetivo es alejarse de la ostentosidad y artificialidad.

Brisa del Báltico